Make your own free website on Tripod.com

Los Hijos del Diablo

Orden de Caballeros Cruciferos
Home | Introducción | I. Dios y sus hijos | II. La Creación para Cristo | III. La prueba de los Ángeles | IV. El Diablo | V. Cristo, vencedor del demonio | VI. María, triunfadora de Satán. | VII. La acción del diablo | VIII. Relación del diablo con el hombre | IX. La Tentación | X. La obsesión diabólica | XI. La posesión diabólica | XII. El Pecado | XIII. Los hijos del diablo | XIV. Relación entre los hijos de Dios y los hijos del diablo | Conclusiones | Luis González | Orden de Caballeros Cruciferos | Viacrucis de los Caballeros Cruciferos | Cantos Gregorianos | Sueños del fundador de los Crucíferos

Toda persona puede consagrar su vida a Cristo por María. Solamente tiene que determinarse a hacerlo. No importa si eres hombre, mujer, joven, viejo, adolescente o niño; casado, soltero, separado, divorciado, si te encuentras en pecado mortal, si tu vida es un infierno… Acude con el sacerdote;  él te aconsejará como acercarte a la confesión y a la Eucaristía.

 

Si quieres consagrarte como portador de la Cruz de Cristo, solamente tienes que consagrar todas tus obras del día, mediante la Eucaristía y la Oración.  Las oraciones que los crucíferos hacemos con devoción son el Santo Rosario y el Viacrucis (modo crucífero http://viacrucis1.tripod.com/).

 

Si quieres comprometerte aún más, puedes aprender a rezar la Liturgia de las Horas (la de cuatro tomos).

 

Si tu compromiso es mayor, puedes comprometerte con los siguientes votos privados: Pobreza, Obediencia, Castidad, Estabilidad, Conversión de Costumbres, Santa Esclavitud a María y Víctima de Amor.

 

Contacto: cruciferos@gmail.com

 

Guerreros de María

 

Llena de Gracia, Dios te creó para Él como Templo, Trono y Sagrario, para  que de tu seno saliera el Rey de la Gloria, Cristo; Dios y Señor Nuestro, para recrearlo todo por la redención, según el proyecto original que Él guarda en tu virginidad.

 

Por eso  nos constituiste tus guerreros, para proclamar que es amando a Dios sobre  todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, como venceremos al demonio, al mundo y la carne, que quieren arrebatarnos el galardón eterno. A Lucifer, que quería que Cristo no se hiciera hombre sino ángel como él, para que así el pudiera ser dios, privilegio que Dios dio exclusivamente al hombre que nazca de tí por el Espíritu Santo. Por eso se rebeló y trata de que los hombres se conviertan en “dioses” como cree que es él, con su ciencia del bien y del mal, opuesta a la de Dios creador y redentor.

 

En ti María tenemos la prenda de la gloria que espera a todos los guerreros de Cristo. Somos Caballeros Crucíferos, y queremos ser tus hijos predilectos, que ostentamos la potestad de tu poder en la diestra: tu humildad y tu obediencia a Dios.

 

Guerreamos con Cristo cumpliendo los 10 mandamientos y amando a nuestros enemigos, perdonando y proclamando la compunción del corazón. Nuestro enemigo Lucifer no prevalecerá y le arrebataremos las almas de nuestros hermanos, los que yacen presas del odio, la soberbia, la lujuria, la  avaricia y la mentira. La guerra verdadera no es contra el hombre, ni con las armas del mundo, es  contra Lucifer y sus demonios que buscan apoderarse de tu alma inmortal.

 

Obediencia, Castidad, Pobreza, Estabilidad, Conversión de Costumbres, Santa Esclavitud a María, Víctima de Amor: son nuestros votos, por los que proclamamos el reinado de Cristo que vencerá a la bestia con María, Madre Corredentora y cocreadora del género humano, Madre del verdadero Dios por quien se vive. 

 

No hay potestad que pueda doblegar al Gerrero Crucífero, porque tiene el poder y las potestades de María, Madre de Dios. ¿Tienes el llamado?

 

Antecedentes.

 

La Orden de los Crucíferos, fundada en Bolonia en 1119, fue reformada en Praga en 1235 y se propagó desde allí a Hungría y Polonia durante el siglo XIII, dedicada sobre todo a tareas asistenciales. En México se erige para el mundo entero, desde el Tepeyac, para que los que quieran tomar su cruz de cada día, obtengan el poder ser hijos de Dios, una vez que construyan con la Gracia el templo que ordenó María de Guadalupe a San Juan Diego y reflejen en su alma la viva imagen de la Virgen Santísima, quien guarda la perfecta imagen de Cristo, por Disposición de la Santísima Trinidad.

 

Más acerca de los Caballeros Cruciferos

http://www.cruciferos.com/

E. Mail.: cruciferos@hotmail.com