Make your own free website on Tripod.com

Los Hijos del Diablo

X. La obsesión diabólica

Home | Introducción | I. Dios y sus hijos | II. La Creación para Cristo | III. La prueba de los Ángeles | IV. El Diablo | V. Cristo, vencedor del demonio | VI. María, triunfadora de Satán. | VII. La acción del diablo | VIII. Relación del diablo con el hombre | IX. La Tentación | X. La obsesión diabólica | XI. La posesión diabólica | XII. El Pecado | XIII. Los hijos del diablo | XIV. Relación entre los hijos de Dios y los hijos del diablo | Conclusiones | Luis González | Orden de Caballeros Cruciferos | Viacrucis de los Caballeros Cruciferos | Cantos Gregorianos | Sueños del fundador de los Crucíferos

X. La obsesión diabólica

 

La Sagrada Escritura nos enseña que los espíritus malignos, enemigos de Dios y del hombre, desarrollan su acción de diversas maneras; entre ellas se señala la obsesión diabólica. El demonio se apodera en un cierto modo de las fuerzas y de las actividades físicas de la persona. No puede, sin embargo, apoderarse de la libre voluntad del sujeto, a pesar que la violencia física que el diablo ejerce en el obseso es una incitación al pecado, que es lo que  busca. Por esto el demonio no puede comprometer la voluntad libre del obseso, salvo los casos de obsesos culpables y por ser hijos del diablo.

 

Es necesario dividir el análisis; desde el punto de vista del sujeto que sufre la obsesión, desde el punto de vista del objetivo que persigue el demonio y desde el punto de vista del medio operativo de la obsesión. 

 

En el primer caso, hay dos clases de sujetos: los que buscan cumplir con la voluntad de Dios y los que quieren hacer su propia voluntad o buscan entregarse al demonio, y por esto se convierten en sus hijos y sujetos de posesión pasiva o activa.

 

Desde el punto de vista del objetivo que persigue el demonio, es doble. Por una parte busca atormentar, persuadir y/o seducir a las personas para que se desistan y dejen el camino de Cristo. Por otra, a quienes quieren seguir su propia voluntad o de plano entregársele, les proporciona satisfactores y medios para que se entreguen al pecado y sean verdaderos activistas del mundo, de manera que estén bien dispuestos para convertirse en hijos del diablo y portadores de la posesión pasiva.

 

Asimismo, desde el punto de vista del medio por el que se presenta la obsesión, se encuentra el psiquismo,  los sentidos de cada cual y el tipo de obsesión que los afectan asì como  el tipo de fenómenos que ocurren al sujeto. Estos fenómenos pueden ser percibidos y presentar consecuencias a quienes le rodean.

 

Hay que considerar también en este renglón a los fenómenos externos, que ocurren en el entorno del obseso y a quienes le rodean.

 

Se considera como medio operativo de la obsesión a personas que realizan prácticas de brujería y su tipo, cuyo objetivo es afectar a terceros, para producirles la obsesión.

 

En este renglón, se considera toda clase de estados psicológicos de las personas. Desde estados de máxima confusión, depresión, miedos, deseos de suicidio y desesperación, pasando por fijaciones con personas, objetos, relaciones de toda clase, actividades, etc., hasta euforias y sentimientos de megalomanía y máximo poder.

 

También toda clase de fijaciones relacionadas y derivadas de los siete pecados capitales y de cada una de las transgresiones en contra de los mandamientos de la ley de Dios.

 

Asimismo, toda clase de fenómenos externos reales o aparentes, como visiones de toda índole; ángeles, vírgenes, de Dios, el diablo, seres horrorosos, difuntos, animales raros, alienígenas, pesadillas.  También cosas que se mueven, ruidos estruendosos, explosiones, gritos aterradores, ruidos imperceptibles espantosos, despertarse a las 3 de la mañana, etc.

 

Desde el punto de vista del sujeto que sufre la obsesión, es necesario diferenciarlo, cuando se trata de la acción ordinaria en contra de quienes se esfuerzan por ser y permanecer como hijos de Dios y de quienes se han entregado al demonio por sus actos o formalmente. Su fenomenología es análoga.

 

En el primer caso, hay quienes sufren esta prueba permitida por Dios ya sea de manera natural, o inducida a través de prácticas de brujería por terceros. Dios permite esto en las víctimas para acrecentar la gracia por el ejercicio de la virtud, la oración y los  sacramentos; por simple que sea el medio de la obsesión y fuerte que sea la manifestación de la manipulación del demonio.

 

En este apartado incluimos no solamente los fenómenos que ocurren al sujeto, sino a su entorno; lo que los estudiosos denominan sufrimientos físicos externos, causados por el diablo, vejación diabólica, infestación diabólica en lugares y objetos.

 

En el segundo caso, de los que por el pecado o por su libre entrega al demonio se han convertido en sus hijos, la manipulación del demonio puede ser muy fuerte o de bajo perfil y fascinadora para el que se encuentre en este estado y quienes lo rodean, según lo que el demonio y el propio sujeto anden buscando.

 

El sujeto quiere permanecer en dicho estado obsesivo porque le gusta, le hace sentir poderoso, seguro de sí mismo, capaz de realizar lo que sea para obtener lo que busca. Cree tener poderes especiales que le hacen dominar a los demás y a la naturaleza, por su voluntad, deseo, mirada, ademanes, palabras, cosa que puede ocurrir efectivamente, no por que le sean inherentes, sino porque el demonio realiza tales obras y le hace creer firmemente que tiene tales habilidades especiales.

 

Este tipo de obsesión puede ser una de las manifestaciones que presentan  los hijos del diablo, la cual se transformará en posesión pasiva, por un demonio en particular relacionado con una especie de pecados permanentes por voluntad del sujeto. El fuerte cuadro de obsesión y posesión pasiva produce la fascinación del sujeto y de quienes le rodean.

 

Si se analiza la obsesión desde el punto de vista del objeto de la misma, son tan numerosas las obsesiones cuantas personas hay en el mundo y cuantas sean sus inclinaciones, ya que por las relaciones con los demás y su potencial de inducirlos al pecado, para el demonio es necesario el uso de este instrumento.

 

Para tipificar la obsesión, de manera general se puede decir que su objeto se relaciona con violar alguno de los mandamientos de la ley de Dios, de los mandamientos de la iglesia, respecto de los sacramentos, respecto de las virtudes, respecto de las buenas obras, en general respecto del bien. Ello referido también a las personas que las practican  En los primeros casos se trata de fascinaciones y en los segundos de sentimientos de animadversión, aversión,  desprecio, repulsa y odio.

 

Las fascinaciones de la obsesión vienen acompañadas de la repulsa por su contrario. Por ejemplo, la fascinación por un sujeto exitoso que tiene poder y dinero, que todo le sale bien, que puede tener a la mujer u hombre que le da la gana, y el deseo de ser su amigo, de imitarlo y de tener y poder todo lo que tiene y puede, se acompaña de la repulsa de los individuos que no son así y de la repulsa de las virtudes que le son contrarias.

 

Hay que diferenciar lo que es la fascinación de la obsesión, respecto de la simple admiración, la cual no significa que no haya una relación entre las mismas. En el primer caso predomina la permanencia y la violencia que vuelve a las acciones que se relacionan con la obsesión hasta irracionales e intempestivas, automáticas, con fuerza y firmeza que pueden ser avasallantes para el sujeto y quienes le rodean.

 

En el segundo caso, la admiración, no se acompaña de la fuerza y la virulencia, como tampoco de la permanencia de la fenomenología señalada, pero esta admiración es la tentación sutil, proveniente del demonio, el mundo o de la carne, que es la semilla cuyo fruto es el pecado,  la obsesión, la posesión pasiva y la filiación demoniaca.

 

Es importante señalar varios objetos de obsesión por ser los de mayor ocurrencia, no solamente en los justos, sino en toda clase de personas, que alguna vez hicieron caso de la moción del Espíritu Santo para volver al estado de gracia o acrecentar en ella.

 

“Sobre todo en momentos decisivos de nuestra vida, su acción tenebrosa se hace más presente, o más insinuante, o más violenta, según el caso. “En el instante que la razón se critica, en el que llega el escoger solemne de nuestra conciencia, en el instante en el que, iluminados por la gracia pensamos volver a Dios, después de largos años de infidelidad; en el instante en el que se forman los propósitos generosos que producen las grandes virtudes, los propósitos firmes que son la suprema expresión del arrepentimiento, el demonio se nos hará presente” (L. Monsabré. Retiros pascuales 1877-1878. El demonio. P. 30. Citado por Emilio Bortone, S.J., en “La Verdad sobre Satanás”. Offset Santander S.A. P. 21).

 

El padre Jesuita Emilio Bortone, refiere un hecho que presenta el tormento de la obsesión diabólica, que ocurrió a un monje benedictino cuando confesaba en su lecho de muerte a un amigo suyo masón:

 

“...mientras de los labios del penitente extraordinario salía la enumeración y la descripción particularizada de todo el mal cometido, una tormenta diabólica trastornaba la mente y el corazón del sacerdote”. “Una voz terrible y obsesionante resonaba en sus oídos: “ ¿A qué viene aquí recitar tu triste comedia, cómico de trajín? ¿No te da vergüenza engañar en las últimas horas de un moribundo con las promesas mentirosa de una vida eterna que no existe? Cuelga tu hábito que no es otra cosa que un vulgar y tonto disfraz y decídete de una buena vez a confesar todas las mentiras y todos los engaños de que has abrevado al hombre.” El penitente esperaba la palabra del confesor, pero este no podía abrir la boca porque sentía que, si hubiera intentado articular una sílaba, hubiera blasfemado espantosamente de Dios. Buscó de formular los exorcismos, al menos con la mente, pero fue inútil, su inteligencia estaba cristalizada, y nada podía hacer contra la obsesión que le había invadido. Con un esfuerzo sobrehumano alcanzó a concentrar la mente en una oración: “San Benito, --invocó—si es verdad que tú eres mi padre, dame tú la fuerza, rige mi voluntad, guía mis labios, no permitas que sucumba porque no quiero sucumbir”. Después de que balbuciendo de la boca casi enfrenada, logró sacar una a una las palabras del exorcismo, no bien había terminado la fórmula que sintió al moribundo agarrarse a su cuello con un grito, mientras salían de sus labios palabras incoherentes y temblorosas de agradecimiento” (Op. Cit. Pp. 22-23).

 

Por la complejidad de la obsesión, muchos sacerdotes de hoy en día no le dan importancia, lo cual hace más peligroso este tipo de estado.

 

En la fenomenología de la obsesión destacan la presencia de sentimientos que pueden ser casi imperceptibles, que inducen estados de ánimo relacionados con la pereza, la desidia, el desánimo y el enojo, respecto de las cosas de Dios y de las personas que nos invitan a acercarnos a Dios.  Los antiguos lo conocían como akedia o demonio del medio día.

 

Tales estados de ánimo se suelen relacionar casi de inmediato con ciertas percepciones de la imaginación dirigidas hacia el intelecto, para establecer concepciones, como si fueran conocimientos, de que las cosas y las personas de Dios no tienen importancia, por lo cual no hay que hacerles mucho caso y el hablar con ellas o conocer de las cosas de Dios, quita el tiempo.

 

Este tipo de sucesos provienen de tentaciones de bajo perfil del mundo, el demonio o la carne. A fuerza de presentarse y de hacerles caso, van dejando en la persona un residuo cada vez, que les hace pegarse como el sarro en los dientes, hasta adquirir la fenomenología de la obsesión. En este estado hay quienes pueden permanecer toda su vida.

 

Para quienes se esfuerzan por el camino de Cristo, una señal de ser víctima de este tipo de obsesión es a la hora de la oración cuando de pronto vienen a la mente toda una gama de cosas importantes que hay que hacer, incluso santas y virtuosas, para que la voluntad y el intelecto se distraigan y la oración se quede en una simple repetición de palabras mentales o bucales, sin la devoción que es necesaria para que valga.

 

Caso similar ocurre a la hora del ejercicio de la virtud pasiva, que es cuando de improviso Cristo se presenta a través del prójimo que reclama un servicio, cuando de improviso también llega a la mente, multiplicidad de cosas por hacer o que se deberían estar haciendo. Asimismo el estado de ánimo es atacado con sentimientos adversos, tan imperceptibles como escrupulosa sea la persona para detectarlos. La meta es que la persona no realice el acto de caridad con su prójimo.

 

Estas variedades de obsesión son muy reiterativas, provienen como ya se dijo, del demonio, y solamente salen con ayuno y oración. Es necesario saber que se es víctima de este tipo de ataque y enfrentarlo decididamente con los sacramentos de la penitencia y de la comunión; con un redoblado esfuerzo de la voluntad y la inteligencia en la oración, reposados en la confiada asistencia de la Santísima Virgen María.

 

Existen además manifestaciones externas de este tipo de ataque, las cuales se presentan con toda clase de sucesos de poca monta que tienen por objeto distraer a las personas a las que se les habla de Dios y a las que hablan de Dios a su prójimo, a fin de que hablen o se entretengan en otras cosas. Para saber que se trata de obsesión, la diferencia con el ataque esporádico o de tentación, radica en que en el primer caso es constante y firme, aunque no necesariamente fuerte, mientras que en el segundo es esporádico y puede ser débil o fuerte.

 

Para el caso de quienes no les interesa ir por el camino de Cristo, lo cual se conoce por la naturaleza de sus obras, pero que se nombran cristianos, esta clase de obsesión suele ser muy común, y se relaciona con estados de ánimo de cansancio, desidia, distracción, pereza y hasta enojo, respecto de la sana doctrina y de quienes la portan.

 

Suele acompañarse por estados de satisfacción por costumbres adquiridas de muchos años, en el ejercicio del hablar de los demás o el escuchar a los que hablan de los demás. Una de las principales distracciones de sus vidas en las que empeñan gran parte de tiempo al día, es en lo que en México se llama “chisme”, la plática de horas y horas contando y sabiendo las vidas de los demás, expresando opiniones y puntos de vista a este respecto. Este tipo de personas verdaderamente obtienen satisfacción en este ejercicio, que incluso puede ser tan nocivo que distrae de ocupaciones fundamentales como dar de comer al esposo y a los hijos, o gastarse el dinero de la manutención de la familia, perder el trabajo, etc.

 

A este tipo de obsesiones pertenece aquella por la cual las personas tienen planes de conversión, de santidad o de los que fueren, y llenos de energía se dedican a platicarlo a todo el mundo, después de lo cual les queda una satisfacción similar a como si hubieran llevado a cabo y consumado tales proyectos, y esto ocurre al terminar de hablar, y ya no les queda energía para emprender y poner por obra tales planes.

 

Según el tipo de obras que realicen todas las personas que son objeto de las obsesiones, es que se puede discernir si se trata de personas que se han vuelto hijos del diablo. Lo que debe quedar claro es que quienes por el pecado se han hecho obsesos del diablo y les gusta permanecer y ejercer tal estado, son verdaderos hijos del diablo.

 

Por su ocurrencia generalizada y como pasa en el ámbito de la tentación, es necesario también exponer el caso de las obsesiones de tipo sexual, ya que ocupan un lugar importantísimo en la fenomenología de la operatividad del mundo diabólico y muchos se condenan por ello.

 

El demonio es cuidadoso en sembrar su cizaña en esta materia desde edades muy tempranas, para que el sujeto crea como normal toda clase de desviaciones sexuales, todo ejercicio de sexualidad fuera del matrimonio y contrario a la naturaleza.

 

El apetito de la sexualidad proviene de la naturaleza animal del ser humano, y su objetivo es la permanencia de la especie. Desordenado por el pecado original, quedo desatado de la razón, por lo cual se hace necesario conducirlo prudentemente en el marco del sacramento del matrimonio.

 

Referido como instrumento de la tentación y de la obsesión diabólicas, el enemigo se vale de este apetito y de las pasiones, para inducir estados de sublimación, fascinación, alucinación hasta lograr atrapar la vida psicológica del individuo, por lo que dicho estado de tentación y obsesión caen dentro de aquellos de los que solamente es posible salir a través de la oración y el ayuno.

 

Esto ocurre debido a que este apetito está inscrito en las funciones biológicas de los individuos y naturalmente el requerimiento de satisfacción sexual se presentará en todos –salvo excepciones—en determinados tiempos, durante toda su vida.

 

Por ello, el enemigo buscará todos los medios para pervertir dicho apetito en cada individuo.

 

Merece especial reflexión, el ejercicio de la sexualidad y el débito conyugal en el matrimonio debidamente constituido, el cual es meritorio delante de Dios cuando reúne las condiciones necesarias, esto es:

 

“requiere esencialmente tres cosas: a) la penetración del miembro viril en la vagina de la mujer, b) la efusión seminal dentro de la misma, y c) la retención del semen recibido por parte de la mujer. (... ) La falta voluntaria y deliberada de cualquiera de estas tres condiciones constituye pecado mortal”. (Royo Marín. Op. Cit. P. 416)

 

La tentación del demonio, muy reiterativa y frecuente, es la utilización de las pasiones y de movimientos en los sentidos, para establecer estados de sublimación sensual, a fin de que falte alguna de las condiciones señaladas en la obtención de la satisfacción sexual en uno o los dos conyuges, y que esto se haga una costumbre (onanismo, sodomía y polución voluntaria, así como lo que pone en peligro próximo de ello), de manera que por dichas prácticas uno o ambos, vengan a convertirse,  por sus actos, en hijos del diablo.

 

La relación sexual tiene como objetivo la unión y la procreación, esta reservada para quienes han recibido el sacramento del matrimonio, no antes, no fuera de éste, y sin el uso de anticonceptivos.  El acto sexual debe tener lugar exclusivamente en el matrimonio:  fuera de este constituye pecado grave y excluye de la comunión sacramental  (Catecismo. Art. 2390).

 

La masturbación es un acto intrínseco y gravemente moral.  (Catecismo. Art. 2352).

Las personas homosexuales –de nacimiento, por abuso sexual o porque experimentaron este pecado y les gustó-- están llamadas a la castidad, cuando no han contraído matrimonio válido, mediante virtudes de dominio de sí mismas  (Catecismo. Art. 2359). Lo que Nuestro Señor juntó, no lo separe el  hombre  (Mc. 10, 9).  El que repudia a su mujer y se casa con otra, adultera contra aquella y si la mujer repudia al marido y se casa con otro, comete adulterio.  (Mc. 10, 11-12 ).

 

Todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón.  (Mt. 5, 27).  La fornicación es la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio.  (Catecismo. Art. 2353). 

 

“Fornicación, impureza, lascivia, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, disensiones, divisiones, envidias, homicidios, embriagueces, orgías y otras como estas, de las cuales os prevengo, como antes lo dije, de quienes tales cosas hacen no heredaran el reino de Nuestro Señor”.  (Gal. 5, 19-21)

 

 Respecto de la anticoncepción, hay que referirse al mandato de Nuestro Señor:   "Procread y multiplicaos, y henchid la tierra." (Gn. 1, 28. ), así como a los castigos en que incurrieron quienes pretendieron violarlo: "Cuando entraba a la mujer de su hermano se derramaba en tierra para no dar prole a su hermano.  Era malo a los ojos de Yavé lo que hacia Onán, y le mató también a él." (Gn. 38, 9-10)

 

Algunos anticonceptivos son abortivos y por tanto, quienes los utilizan cometen, además de pecados en contra del sexto mandamiento, también contra del quinto mandamiento de la Ley de Dios. La píldora de emergencia o del día después, el dispositivo, el implante, la inyección, producen abortos silenciosos.

 

El demonio también manipula las pasiones de los padres de lo contrayentes del matrimonio, para que no hablen de estos temas y falten a su obligación de informar debidamente a sus hijos e hijas, acerca de este aspecto medular, con lo cual caen en pecado mortal que se vincula, con responsabilidad, con todos los pecados mortales que sus hijos comentan en este renglón. Quienes cometen tales omisiones están en grave riesgo de condenación.

 

Hay que mencionar la tentación que se orienta a ver películas pornográficas o imágenes en Internet, y realizar prácticas aberrantes que se practican en estos días, tales como tomar fotos con el teléfono celular de la esposa o esposo desnudos o teniendo sexo, compartir fotos con sus conocidos y hasta publicarlas en el Internet. Evidentemente esto y todo lo demás, constituyen graves pecados mortales que ponen en grave peligro de condenación a quienes participen en ello.

 

El dinero, la vanidad y las preocupaciones del mundo, son también motivo de tentación orientada a la obsesión diabólica y a la posesión pasiva, cuyo objetivo es  la gestación de hijos del diablo (Mt. 13, 22; 19, 23; 23, 5-7; Lc. 6, 26; 12, 16; 16, 13-15). El mecanismo es análogo a los descritos anteriormente.

 

Como en todos los casos de la obsesión diabólica, el objetivo es que el sujeto se distraiga y no vaya por el camino de la verdad; caiga en el pecado, repita el pecado y cometa otros pecados, caiga en estados de desesperación y cometa suicidio o bien caiga en la posesión diabólica y/o se convierta en hijo del diablo.

 

Lo anterior ocurre por espantos, estados sonsos como los que se han descrito, por ataques virulentos, por fascinaciones de los sentidos, satisfacciones pasajeras repetitivas, estados confusos, de aversión o repulsión por las cosas y personas de Dios, por permanencia en esto de largo o corto tiempo, etc.

 

Como en el caso de la tentación, el diablo utiliza todas las variables de los temperamentos de las personas y de los instintos de supervivencia y de permanencia de la especie.

 

Para el cristiano en todos los casos aplica el saber la verdad de tal estado y salir del mismo a través de los sacramentos, la oración y el ayuno. Aplica aunque la persona se hubiere convertido, por su ignorancia, pero culpable por la confirmación reiterativa de sus actos y su satisfacción en ellos, en hijo del diablo.

 

Es necesario también hacer referencia a ciertos estados patológicos psiquiátricos que pueden o no ser, al mismo tiempo un estado de obsesión. Se trata de los casos de histeria clínica, con sus variantes esquizoides, paranoides, maniaco depresivos, etc. Frecuentemente ocurre que la persona al mismo tiempo de padecer la enfermedad mental, también es víctima de la obsesión.

 

Para estos casos hay que subrayar su peligrosidad, dependiendo del ámbito en que se desarrolla la persona y la autoridad que tiene respecto de otros, ya que por ambos estados, desarrollan una habilidad persuasiva sorprendente que puede originar verdaderos calvarios para sus víctimas en un extremo y en el otro, reproducir tal estado en más personas, sobre todo cuando son menores de edad. En los casos de su operación como agentes demoniacos del mundo, pueden arrastrar tras de sus obras para ser imitados a muchos en quienes han despertado admiración, como ya se ha descrito.

 

En general para todos aquellos que por sus obras han aceptado este tipo de estados obsesivos y se recrean con ellos, el diagnóstico es que operan como verdaderos agentes del demonio en el gran agente masivo que se llama mundo.

 

Cabe señalar que desde el punto de vista del medio por el que se presenta la obsesión, además del ataque directo del demonio, se encuentran las prácticas de brujería, por las cuales un sujeto trata de obtener del diablo un mal para su prójimo, una sujeción del mismo respecto de su persona o una cosa para sí mismo.

 

Respecto de las acciones de brujería para realizar un daño, si la persona a la que se trata de ocasionar el daño está en gracia de Dios, la mayoría de las veces no le pasa nada. Cuando aún así le ocurre el mal, es para acrecentar su virtud. Si no está en gracia de Dios es muy probable que le ocurra y Dios lo permita para que se convierta. Los daños pueden ser en posesiones materiales, propiedades, salud, trabajo, relaciones familiares y sentimentales, etc.

 

Con relación a la obtención de cosas para sí mismo, con la brujería se pude utilizar al demonio para obtener trabajo, dinero, poder, dominio sobre los demás, el afecto de alguien, protección especial, entre otras.

 

Quienes realizan estas prácticas por el simple hecho de realizarlas y por muy insignificantes que sean, se transforman a sí mismo en hijos del diablo, sea por encargo o por dedicarse a ello de plano.

 

Las prácticas son desde la simple consulta de horóscopos y asistencia a sesiones de “limpias”, lectura de cartas, tarot, café y sus derivados, hasta el pago a chamanes y brujos para hacer “trabajos”, o la lectura, consulta de libros y páginas web con fórmulas determinadas para cada cosa, y su realización.

 

En este apartado referimos las obras citadas de Corrado Balducci, Gabriel Amorth, José Antonio Fortea, Jesús Yáñez Rivera y Luis Eduardo López Padilla, que aportan información abundante sobre el particular.

 

Baste señalar que para librarse de este tipo de embates, la comunión diaria, la confesión asidua, la compunción del corazón, la oración constante, el santo Rosario, el Vía crucis, el escapulario, la cruz de San Benito y la firme determinación de permanecer en el santo temor de Dios, son armadura suficiente.

 

No queremos terminar este apartado sin abordar un tipo de obsesión especialmente perniciosa, por la cual muchos caen en un estado de posesión pasiva y filiación diabólicas.

 

Nos referimos a la que tienen aquellos que por apariencias se ostentan como cristianos pero que sus actos son de paganos (2 Tim. 3, 5); que se dicen verdaderos seguidores de Cristo y utilizan a quien sea para conseguir todo lo que quieren. Son excelentes aduladores de toda persona que tenga alguna clase de poder o autoridad.

 

“...tienen por ley sus caprichos. Lo que se les antoja lo llaman santo y lo que no les agrada lo consideran ilícito” (Regla de San Benito. Abadía del Tepeyac. México 1998. P. 57).

 

Debido a su especial habilidad como aduladores, incluso muy serviciales respecto de quienes tengan ministerio o poder de alguna clase, adheridos a cualquier clase de estructura, se constituyen a sí mismos como jueces del prójimo y depositarios de la verdad de la fe. Verdaderamente creen que tienen la verdad y con toda autoridad, seriedad y firmeza, se revisten con el poder de aquel al que adulan.

 

Este tipo de sujetos, viven la obsesión que nace de su extremada necesidad de reconocimiento y de afecto. Harán lo que sea para obtener una migaja, una palabra de aliento o reconocimiento del cura o del obispo. Muchas veces con recibir el saludo de estos se llenan de satisfacción y poder. Utilizarán la relación con estos para hablar y realizar numerosas acciones en su nombre.  Particularmente se les observa en las estructuras parroquiales y de las diócesis.

 

Con tal forma de vida coexisten diversas clases de obsesiones en dichos sujetos, en sus víctimas y entre quienes se relacionan con ellos.

XI. La posesión diabólica